El Par Biomagnético

El cuerpo humano así como el universo, disponen de sus propios medios para restablecer su orden y en nuestro caso la salud.

El proceso que se encarga de equilibrar un sistema termodinámico se conoce como entropía: Si se coloca un vaso de agua helada junto a un vaso de agua caliente, luego de un tiempo se puede aseverar con certeza que la temperatura del contenido de ambos será exactamente la misma. A pesar que cualquier otro resultado también conservaría la ley de la conservación de la energía, pero aún así el comportamiento del universo siempre es el mismo, buscando el equilibrio de los sistemas.

Nuestra fisiología de hecho cuenta con todas las armas necesarias para contrarrestar una enfermedad, nuestro sistema inmunológico de hecho es capaz de combatir cualquier tipo de infección, bacterianas, virales, parasitarias o por hongos y otras condiciones mas serias como procesos tumorales tales como el cáncer. Sin embargo, en la actualidad, las costumbres del hombre buscan someter a control los procesos entrópicos presentes en la naturaleza, la contaminación, la alimentación, los medicamentos, la economía y el pensamiento moderno todas buscan de un modo u otro alterar los procesos que se encuentran presentes y en funcionamiento pero en equilibrio con el universo y por supuesto con nuestro propio cuerpo.

Los agentes patógenos antes mencionados, de hecho proliferan en ambientes carentes de entropía, fuera del equilibrio del pH neutro indispensable para el bienestar de cada una de nuestras células. La acidez o la alcalinidad extrema son, en términos químicos las condiciones ideales para desarrollar cualquier tipo de enfermedad.

En este sentido, el Biomagnetismo restablece la entropía de nuestro sistema al fomentar el equilibrio del pH de los órganos internos de nuestro cuerpo, utilizando campos magnéticos de mediana intensidad que desplazan las cargas electro-químicas para que se anulen entre ellas, en un proceso natural y sin riesgos, al modificar el medio ambiente en el que se desarrollaban los parásitos provocando, en muchos casos la erradicación de los mismos, pero además favoreciendo las condiciones ideales para que el sistema inmunológico se restablezca y erradique un sinnúmero de enfermedades.

 

¿En qué consiste la técnica del Par Biomagnético?

Consiste en el posicionamiento de imanes de mediana intensidad en diferentes zonas del cuerpo para tratar enfermedades; esto mediante un test kinesiológico que consiste en provocar intencionadamente un acortamiento funcional del miembro pélvico derecho tras haber posicionado el imán en una zona específica del organismo que se encuentra en desbalance. Dicho acortamiento se corrige posicionando otro imán de polaridad contraria en otra zona específica dentro del sistema de referencia antómo – topográfico de la persona, de acuerdo a una metodología descrita por su descubridor el Dr. Isaac Goiz Durán.

Una vez posicionados los pares de imanes en el organismo, se sujetan alrededor de 10 – 20 min para equilibrar estos dos puntos que se encuentran desequilibrados y en bioresonancia, es decir, para corregir un Par Biomagnético. Una vez corregido, podemos esperar como consecuencia, una mejoría clínica en la persona.

Preguntas frecuentes de Biomagnetismo